domingo, 14 de agosto de 2016

SAN NOÉ, UNA FIESTA JARRILLERA




Antes de acercar una nueva serie de “gazapos” gloriosos que cada día son más frecuentes y que de un tiempo a esta parte inundan diversos temas y medios relacionados con el pasado de nuestra localidad Portugalete, he decidido acercar un documento gráfico de los primeros tiempos de la fiesta de San Noé, una festividad celebrada hace unos días en Portugalete y que nació gracias a la imaginación, gracia y esfuerzo de aquellos primeros componentes del Bardin-Da, cuadrilla que destacó por esta y otro tipo de actividades durante años en la villa.    

Como se puede apreciar en la fotografía, el marco geográfico donde se celebraban los primeros años de la celebración de San Noé difiere notablemente de donde se celebra hoy en día. Los puestos de revistas, el edificio donde se ubicaban los servicios o la zona de aparcamiento han desaparecido para siempre.

La antigua churrería donde generaciones y generaciones aliviaron el hambre en algún momento de su vida ha dado paso a otro negocio de similares características, pero más moderno y acorde a los tiempos actuales.

Algunos de las personas que aparecen en la imagen nos han dejado por desgracia, pudiéndose observar a algunos de los artífices del nacimiento de esta popular y ya arraigada fiesta jarrillera.

Esta fotografía tiene una antigüedad cercana a las cuatro décadas, siendo un documento gráfico de primer orden donde aparte de la fiesta se puede apreciar el estado en el que se encontraban algunas de las edificaciones del Muelle Viejo portugalujo.

Espero que la entrada guste y que algunos de los que se reconozcan en la imagen puedan algún día indicarnos como eran esos primeros días de San Noé, con una frescura y gracia 100% natural.

Hasta la próxima.  

viernes, 5 de agosto de 2016

EL GAZAPO DEL DÍA (IV)

video

Continuando con la serie sobre “Gazapos” que vamos localizando en diferentes medios, tanto escritos como audiovisuales, hoy acerco al blog una serie errores que se pueden observar en un video realizado por el diario El Correo en el que se da cuenta de la celebración del 123 aniversario de la construcción del Puente Vizcaya.

Un video de calidad en lo que a medios se refiere pero que queda empañado por el considerable número de incorrecciones que se manifiestan en el mismo casi desde el mismo momento de su inicio, unas incorrecciones que hubieran sido fácilmente subsanables si se hubiera realizado una buena labor de documentación, ya que, sobre el Puente Vizcaya y su constructor, existen gran número de trabajos muy completos y de gran interés de acceso público.

El primero de los gazapos lo encontramos tan solo a los diez segundos de comenzar el video cuando la voz que la explicando su historia indica como autor del Puente Vizcaya a Alberto de Palacio Elisague, siendo su segundo apellido Elisagüe y su verdadero nombre Paz Martín Alberto Palacio Elisagüe, sin la preposición “de” que tanto gusta a algunos para dar rimbombancia a determinados nombres.

El segundo de los gazapos, solamente otros diez segundos después del primero, lo encontramos al manifestar la misma voz que la construcción del Puente Vizcaya comienza en 1888 y que por lo tanto se finalizó cinco años más tarde.

De sobra es conocido que las obras comenzaron en 1890, es decir, dos años más tarde de la fecha que le atribuye el reportaje del diario El Correo y que finalizan el 28 de julio de 1893 con su inauguración oficial, es decir, tres años de trabajos.

Para las personas a las que les guste la exactitud les puedo indicar que la fecha en la que comienzan las obras es el 10 de abril de 1890 con la socavación de los pozos en el lado de Portugalete donde posteriormente se levantarían las torres en esta margen de la ría.

La compañía M.A. Palacio y Cía. para la construcción y explotación del futuro puente transbordador se constituye unos días antes de la fecha de inicio de los trabajos, concretamente el 7 de abril de 1890.   

Indicar que el proyecto inicial de construcción recogía como periodo de finalización del total del Puente Vizcaya la fecha del 28 de mayo de 1891, fecha que nunca llegó a cumplirse debido a los innumerables desacuerdos entre el constructor Ferdinand Arnodin y el autor de la obra Alberto Palacio Elisagüe. Llegados a este extremo cabe indicar que ni Alberto Palacio ni Ferdinand Arnodin fueron nunca discípulos del célebre ingeniero Eiffel, tal como se viene repitiendo en gran número de publicaciones dedicadas a esta construcción de un tiempo a esta parte.

Otra de las afirmaciones del reportaje en la que no puedo estar de acuerdo es cuando se indica que esta obra de ingeniería agonizaba en 1995 y que fue “necesaria una profunda reforma que evitó su derrumbe”.  Si bien es cierto que en aquellas fechas el Puente Vizcaya no se encontraba en su mejor momento y que las inversiones en este conjunto monumental por parte del anterior grupo gestor habían sido muy escasas durante el siglo que duró su administración, destacando de entre las mismas los diferentes cambios de barquilla, la afirmación de que el mismo se encontraba al borde del derrumbe me parece una exageración sin mucho fundamento.

Sin entrar en valorar el conjunto del reportaje y el resto del contenido que en el mismo se muestra, solo me cabe indicar que conociendo los medios que tiene este grupo editorial me parece que este tipo de gazapos son sobradamente prescindibles si la labor de documentación se hubiera realizado con rigor.

Finalmente agradecer a las personas que de distintas maneras me hacen llegar diferentes gazapos y gracias por la gran acogida que ha tenido esta nueva sección del blog.


Espero que la entrada guste y hasta la próxima.             

martes, 2 de agosto de 2016

EL RECUERDO A RAFAEL PUNTONET DEL RIO, PORTUGALUJO DE LA EMPRESA Y LA POLÍTICA


El pasado sábado fallecía Rafael Puntonet del Rio, portugalujo del mundo empresarial y político que se significó en los comienzos del autogobierno vasco como Viceconsejero de Trabajo en el primer gabinete de Carlos Garaikoetexea.

Economista y Consultor de profesión, fue el primer presidente y fundador del Consejo de Relaciones Laborales de Euskadi (CRL) así como del Consejo Económico y Social vasco (CES), organismos que pretendían ser un punto de encuentro entre la patronal y la parte social vasca.


De un carácter dialogante y conciliador fue elegido por el Gobierno vasco, la Diputación de Bizkaia así como la Cámara de Comercio de Bilbao y la Autoridad Portuaria para marcar las líneas maestras del reparto de la estiba dentro de este espacio de trabajo.

Todo los que tuvieron el placer de departir o de conocerle en profundidad destacan de Puntonet su compromiso con el dialogo y con el acercamiento de posturas, algo tan alejado en estos momentos en la vida pública donde los políticos están más preocupados de sus intereses personales que de las necesidades de la sociedad en general.


Sirvan estas líneas para rendir un pequeño recuerdo a este destacado portugalujo, trasmitiendo mi más sincero pésame tanto a la familia como todas las personas de su círculo más íntimo.

Goian bego.


Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

miércoles, 27 de julio de 2016

LAS OTRAS ESTATUAS DEL MONUMENTO A VÍCTOR CHÁVARRI (II)



Hace unas semanas acerqué al blog unas imágenes sobre los distintos bustos que existían en distintos lugares de nuestra geografía sobre la figura del empresario portugalujo Víctor Chávarri y Salazar.

Unos días después, una de las descendientes directas de Víctor Chávarri se puso en contacto conmigo, ampliando la información que en esa entrada se describía.




La misma me indicaba que además de las figuras que de Víctor Chávarri se describían en la entrada citada, existían dos más en posesión de distintos miembros de la familia Chávarri, realizadas tras el fallecimiento de este importante hombre de empresa y tomando como base una máscara mortuoria tomada al empresario tras su fallecimiento.





Una de las mismas la poseía la familiar que me lo comunicaba, figura que se puede ver acompañando estas líneas y que representa al jarrillero Chávarri junto con algunas herramientas alegóricas a la actividad minera que tuvo el mismo en vida.

Mi interlocutora me indicaba que esta figura había llegado a su poder a través de su padre y a este a través del suyo, hasta llegar la línea al propio Chávarri, su tatarabuelo.
 



El segundo busto de Chávarri en posesión de la familia se encontraba en Estados Unidos, concretamente en la ciudad de Buffalo en el estado de New York, en la vivienda de uno de los biznietos de este industrial portugalujo.  




Desde estas líneas quiero agradecer a Ana tanto la información como las fotografías que se insertan en esta entrada, gracias a ella y a los datos que nos facilita, podemos complementar la entrada anterior, teniendo unos conocimientos más concretos sobre las figuras que se conservan de uno de los hombres de empresa más importantes del pasado siglo XIX.




Gracias Ana.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.